Últimos temas
» Peticiones de trabajos
Lun Ene 07, 2013 11:01 pm por Tamesis

» Tamesis Blue Adkins
Lun Ene 07, 2013 11:00 pm por Tamesis

» Ayumi Matsumura
Sáb Feb 19, 2011 6:23 am por Ayumi

» ¿Qué escucháis en estos momentos?
Mar Feb 08, 2011 6:08 pm por Kaito

» ¿De qué cubrirías al de arriba?
Mar Feb 08, 2011 6:03 pm por Kaito

» ¿Qué le robarías al de arriba?
Sáb Nov 06, 2010 8:08 pm por Amy LeBlanc

» Piscina de Suzurán
Sáb Nov 06, 2010 7:47 pm por Amy LeBlanc

» Despacho de Ben
Sáb Nov 06, 2010 2:43 am por Ben Sonders

» La barra del local
Sáb Nov 06, 2010 2:30 am por Tamao Serizawa


Ayame Kazuyoshi

Ir abajo

Ayame Kazuyoshi

Mensaje por Ayame Kazuyoshi el Lun Jul 12, 2010 11:23 pm

- Nombre y apellidos: Ayame Kazuyoshi
- Edad: 17 años
- Curso:
- Banda: Darkcrows
- Trabajo: ---
- Descripción física: Es una mujer alta, mide 1'70 y pesa 56 Kg. Piel suave y pálida, con alguna que otra herida de guerra, como marcas de cortes y pequeñas cicatrices. Piernas largas y esbeltas las cuales se unen a la delicada línea de sus caderas. Tiene una constitución normal tirando un poco a delgada, pero sigue siendo muy fuerte. Una cintura definida para llegar más arriba a un busto de tamaño normal. Hombros de aspecto delicado los cuales están unidos a su delgado cuello. Su rostro de de forma ovalada al cual le acompañan unos labios un poco gruesos de un color un tanto pálido, una nariz mediana algo respingona. Unos ojos rasgados rasgados pero un poco grandes de largas pestañas y un tono miel apagado. Unas cejas ni muy finas ni muy gruesas pero de buen ver. Un cabello lacio de color azabache el cual casi siempre trae recogido en un moño, con un flequillo un tanto ladeado hacia la derecha y dejando dos finos y largos mechones caer frente a sus orejas.

Suele vestir kimonos de colores cálidos, sobre todo rojos, o ropas sencillas. No es muy exigente en esas cosas, aunque hay alguna excepción cuando se trata de situaciones especiales.

- Descripción Psicologica: En sí, Ayame es muy serena y parece que le rodee un aura de paz. Se podría decir que tiene un carácter un tanto maternal, ya que siempre está preocupándose de todo aquel que le rodea como si fuera su propia madre, y por eso la apodaron "Mamá" en su anterior instituto. Es amable por naturaleza y ayuda a todo aquel que lo necesite, suele usar la violencia en caso de que todo diálogo falle. El valor y el atrevimiento se podría decir que son algunas de sus dotes, ya que no le importan los obstáculos que tenga por delante, siempre hará todo lo posible para superarlos le cueste lo que le cueste.
Ese es el estado que normalmente tiene, pero a causa de un golpe en la cabeza su alma se dividió el dos, ella y su "otro yo" Ayumi, es bastante parecido a una doble personalidad pero Ayame es consciente de todo lo que la otra hace. Es como una espectadora, ella lo ve, pero no puede asumir el control si no pone toda su fuerza en ello.

Cuando está alegre, suele reírse con regularidad y sus labios siempre muestran al mundo una sonrisa dulce. Suele ver el lado positivo de todo cuento le rodea por muy malo que pueda ser. Tararea alguna canción, "revolotea" en lugar de caminar... Cosas así. En esos momentos suele divertirse más que nunca, los ojos le brillan con alegría, incluso a veces es capaz de contagiar a la gente con su buen humor.

Cuando está enfadada, mantiene la mayor parte del tiempo el ceño fruncido, aunque sea ligeramente. Sus miradas echan chispas, se puede ver el fuego en ellas. En este estado normalmente trata de que su paciencia no se agote pero en el momento en el que eso sucede dará una paliza a quien la estaba provocando sin miramiento alguno. Sus frases suelen ser cortantes, pero subidas de volumen, o sea, puede que no te hable, sino que te grite. Suele irse a sitios apartados para estar en soledad y meditar para poder calmarse.

Cuando está triste, no suele mirar a la cara a la gente, sino al suelo. En primer lugar, cuando está a solas puede que comience a dar golpes a todo lo que vea, para poder desahogarse. Para después hundirse en sus lágrimas, perdiendo toda fuerza que anteriormente podía habitar en ella. Es una mujer muy orgullosa así que no deja que nadie la vea llorar, excepto en algunos casos en los que su alma ya no puede soportar más. En esos momentos es cuando se desploma por completo. Aunque es difícil hacerla llorar, ya que tiene una mente bastante complicada.

Por otra parte cuando es Ayumi quien ocupa su cuerpo y conciencia, es bastante cruel con las personas que tiene a su alrededor. Ella lo primero que hace en lugar de dialogar es amenazar y a continuación pasar a la acción. Fría y un tanto distante, no le importa nada más que ella misma. Pero ella sólo puede ocupar el cuerpo de Ayame cuando ésta está inconsciente o en casos muy especiales que la propia Ayame se lo pida, cosa que nunca a ocurrido.

- Historia: ¿Mi vida? Bueno, si os empeñáis en querer conocerla no puedo negarme a contárosla. Yo nací en el seno de una familia de clase normal. Todo iba bastante bien, al menos hasta que llegué al instituto.

Yo había forjado una amistad con un grupo de chicos, nada más entrar en el instituto. Ya que por aquel entonces, bueno, no sé, si ahora también, pero yo con las chicas no encajaba. Por otro lado, los chicos parecían comprenderme y sabían ser mejores amigos que aquellas niñas que te ofrecían falsamente su amistad para después darte una puñalada trapera. Fueron mis queridos amigos los que me enseñaron a pelear y los cuales originaron que me llamaran "Mamá" ya que yo siempre estaba pendiente de que ninguno se hiciera daño o se metiera en problemas innecesarios, junto con algún que otro sermón, pero no importa.

El tiempo pasó y yo seguía en compañía de aquellos cuatro hombres, éramos más amigos que nunca, mis cuatro mejores amigos. Días después de comenzar 3º curso, se podría decir que se me dio el papel de Senpai. Ella era una chica tímida y un tanto introvertida y no tenía ningún amigo con lo que poder hablar, ah, mi pobre Miki. Ciertamente, su compañía era como la de una hija, me sentí más madre que nunca, incluso en lugar de "Senpai" hubo veces en las que me llamó por mi apodo por equivocación. Fueron los tres meses más felices de mi vida. Hasta que llegó el desastre.

Miki cada día tenía la mirada más vacía, se distraía con facilidad y evitaba mirarme a la cara, algo iba mal. Por muchas veces que se lo preguntara ella me respondía con alguna excusa, las cuales nunca llegué a creer. Un mes después pude observar a escondidas una conversación que tubo con un grupo de chicas. Pude comprobar por mí misma como se burlaban de ella, la pegaban, la humillaban... Y definitivamente tenía que hacer algo.

Pasó una semana desde que oí aquella conversación, y Miki estaba todavía más deprimida. Por mucho que intentara animarla todo era en vano. Yo ya no pude aguantar más y una noche antes de la noticia decidí que me enfrentaría a esas chicas sin miramientos. Por la mañana nada más llegar al instituto descubrí que Miki se había suicidado. Una sensación de rabia y odio se apoderó de mí. Lancé un fuerte puñetazo a la puerta de mi clase y salí corriendo de allí más decidida que nunca.

El grupito de las cinco estaba reunido en la azotea del instituto, el lugar perfecto para darles su merecido. Corriendo como alma que lleva el diablo subí uno a uno las escaleras hasta llegar a la desgastada puerta de la azotea la cual embestí sin pensar, para después pegar un puñetazo con todas mis fuerzas en la "cara bonita" de la lider de aquel grupito. Cayó al suelo por el impacto, a continuación me coloqué encima de ella, le pegué otros dos puñetazos y con ambas manos le agarré del cuello para después apretárselo bien fuerte mientras le gritaba qué le habían hecho a Miki para que acabara suicidándose, que era todo culpa suya... No tenía control sobre mis emociones.

Las demás integrantes me agarraban fuertemente de los brazos para que no pudiese seguir pegando a su lider. Yo me resistía todo cuanto podía pero me superaban en número. Volví a gritarle qué le habían hecho a Miki, pero ella se puso derecha y sonrió maliciosa, para después decir: "¿Miki? Ah, sí, la inútil que estaba a tu cargo. Alégrate de que te la haya quitado de encima, era sólo un estorbo en este mundo." Al oír aquellas palabras mi alma volvió a entrar en cólera. La lider me propinó una patada en el estómago, pero eso no me detuvo. Conseguí liberarme del agarre de las demás y me propuse a atacar de nuevo. Cuan imprudente fui al hacerlo de frente.

Fallé en el ataque que iba a realizar en aquel momento, dos de las cuatro espectadoras se me tiraron encima para que yo no pudiera moverme y comenzaron nuevamente a propinarme golpes a dientro y siniestro. Aún así yo resistía, no era la primera pelea en la que me metía, ni tampoco la última. Conseguí quitarmelas de encima y volver a ponerme en pie. Estaba demasido enfadada como para poder concentrarme en lo que hacía y nuevamente una imprudencia me costó bastante cara. Me empujaron con brutalidad y en un intento de reincorporarme me di en la cabeza con el alfeizar que sobresalía de allí. En ese momento quedé aparentemente inconsciente, ya que seguía viendo la escena.

Era una sensación tan extraña, de estar y a la vez faltar en aquel lugar. Las cinco se reían al mismo compás mientras yo las observaba sin poder hacer nada. Pero de pronto sentí mi cuerpo moverse sólo. Que se levantaba poco a poco, posaba su mano en la frente y miraba fijamente a aquel grupo. Después esbozó una sonrisa ladeada, se apartó la mano de la cara y a paso lento se fue acercando a ellas. Diciendo: "Estúpidas niñas, mas os vale correr o acabaréis en el corredor de la muerte" Ellas "me miraron" de manera entre asustada y burlona. No entendía nada de lo que estaba pasando.

"Yo" me reía puede que de una forma ciertamente espeluznante. Agarré a una de ellas por el cuello y con una mano la levanté del suelo y la estampé contra él ocasionando que perdiera parcialmente el sentido. Miré fijamente a las demás las cuales ahora sí que estaban asustadas, e intentaron salir corriendo, pero en ese momento llegaron mis preciados amigos y cerraron la puerta de golpe a su paso. Ellas retrocedieron varios pasos y sin poder evitarlo nuevamente se encontraron "conmigo". No especificaré lo sucedido después porque mis amigos me tuvieron que parar para que no las acabara matando. Pero en mi opinión, todavía no han recibido su merecido.

Minutos después pude volver a coger el control de mi propio cuerpo, volvía a ser yo. No entendía nada de lo que estaba pasando, pero eso no es parte de la historia, así que dejaremos mis emociones aparcadas. Esa noche tuve una especie de sueño, en el que me veía a mí misma, sóo que con los ojos más claros. Ella me explicó varias cosas y finalmente llegué a entender lo sucedido y su nombre, Ayumi.

Dejaron que acabara el curso, pero jamás podía vovler a pisar aquel instituto. Tranquilos, pude despedirme de las personas que apreciaba en aquel lugar. Busqué y busqué, pero los muy bastardos de mi antiguo instituto avisaron al resto para que no me dejasen ingresar, excepto en uno, en Suzuran. Oí que allí habían distintas bandas así que pensé que no estaría mal ingresar en alguna y mis ojos se posaron en Darkcrows.
avatar
Ayame Kazuyoshi

Cantidad de envíos : 27
Fecha de inscripción : 11/07/2010
Localización : En el lugar donde soplaba el viento aquella fria tarde de otoño

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ayame Kazuyoshi

Mensaje por Admin el Mar Jul 13, 2010 1:18 am

Ficha aceptada!

Admin
Admin

Cantidad de envíos : 169
Fecha de inscripción : 22/07/2009

Ver perfil de usuario http://brokenroserol.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.